domingo, 11 de octubre de 2009

Saturday's morning.

Mel se despierta a las once y veinticinco como cada sábado y abre la ventana de par en par nada más quitarse las sábanas de encima. Y mira de reojo a ver si su vecino, el de enfrente, está en su mesa como cada sábado a las once y media. Y está. Y ella, se quita la camiseta, esa camiseta color frambuesa que le queda enorme y que le gusta tanto, y se queda semi desnuda, haciendo la cama y sonriéndose a si misma. Y vuelve a mirar de reojo a ver qué hace su vecino el de enfrente, él la mira sonriendo, como cada mañana a las once y treinta y ocho. Y va a la cocina, sintiendo el frío de las baldosas traspasar sus pies, abre el frigorífico, coge el cartón de zumo y bebe un trago. Y vuelve a su habitación, y el vecino de enfrente ya no está sentado en su mesa como cada sábado a las once y cuarenta y cinco. Y a las once y cuarenta y siete, llaman a la puerta.

- ¿Sí?

- ¿Sigues desnuda?

9 comentarios:

  1. Llevo calcetines. ¿Te importa?


    pd: cat quiere subirse a las cadenas que tienes ahí arriba.

    ¡miau
    de
    leche!

    ResponderEliminar
  2. Y a las once y cincuenta, están abrazados en la cama un sábado que está hecho para los dos solamente.

    Te quiero mucho, little sister.

    ResponderEliminar
  3. Uauuuu la entrada anterior es la que más me ha gustado ;)

    Te sigo :*

    ResponderEliminar
  4. Que pasará a las doce en punto? 8-) jaja
    Es genial la entrada! Un beso

    ResponderEliminar
  5. Yo quiero una vecina así, pero menos metódica en los horarios

    ResponderEliminar
  6. Hasta la médula.

    Caray, si ese vecino está guapo, envidio mucho a Mel :P

    Muá.

    ResponderEliminar
  7. Disfruta de la compañía, Mel :P

    ResponderEliminar
  8. Me gusto mucho, vaya que tienes imaginacion jaaja

    Volvere

    Ayrton Vargas

    ResponderEliminar
  9. Qué suerte la de Mel :)
    Me encanta el tema de entrada que tenés, es precioso y me motiva para seguir leyéndote, esa forma particular de redactar me gusta, me gusta. Te voy a seguir, si sí. Saludos!

    ResponderEliminar